En este artículo te vamos a hablar de algunas de las enfermedades más comunes que pueden afectar a los perros en invierno, sus síntomas y sus tratamientos. Recuerda que, si notas que tu perro está enfermo, lo mejor es que lo lleves al veterinario para que le haga un diagnóstico adecuado y le recete el tratamiento más apropiado.

Faringitis

La faringitis es la inflamación de la faringe, que es la parte posterior de la garganta. Esta enfermedad puede ser causada por virus, bacterias, hongos o alergias. Entre sus síntomas se encuentran:

  • Tos seca y persistente
  • Dolor al tragar
  • Fiebre
  • Pérdida de apetito
  • Salivación excesiva

El tratamiento de la faringitis depende de la causa, pero generalmente se basa en antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos. También se recomienda mantener al perro hidratado y evitar los cambios bruscos de temperatura.

Laringitis

La laringitis es la inflamación de la laringe, que es el órgano que permite la producción de sonidos. Esta enfermedad puede ser provocada por infecciones, irritaciones, cuerpos extraños o tumores. Los síntomas de la laringitis son:

  • Ronquera o pérdida de la voz
  • Tos ronca y seca
  • Dificultad para respirar
  • Jadeo
  • Cianosis (coloración azulada de las mucosas)

El tratamiento de la laringitis también depende de la causa, pero suele incluir antibióticos, antiinflamatorios, corticoides y humidificadores. En algunos casos puede ser necesaria una cirugía para extraer el cuerpo extraño o el tumor.

Bronconeumonía

La bronconeumonía es la inflamación de los bronquios y los pulmones, que puede ser causada por virus, bacterias o parásitos. Esta enfermedad es muy grave y puede poner en riesgo la vida del perro. Los síntomas de la bronconeumonía son:

  • Tos productiva con mucosidad o sangre
  • Fiebre alta
  • Respiración rápida y dificultosa
  • Debilidad y letargo
  • Anorexia

El tratamiento de la bronconeumonía requiere hospitalización y oxigenoterapia. Además, se administran antibióticos, broncodilatadores, mucolíticos y fluidoterapia. Es importante prevenir esta enfermedad vacunando al perro contra el moquillo y la parvovirosis.

Tranqueobronquitis

La tranqueobronquitis es una enfermedad infecciosa que afecta a la tráquea y los bronquios, también conocida como tos de las perreras. Esta enfermedad puede ser causada por varios agentes patógenos, como el virus del parainfluenza canina, la bordetella bronchiseptica o el adenovirus canino. Los síntomas de la tranqueobronquitis son:

  • Tos seca y fuerte que puede provocar arcadas o vómitos
  • Estornudos
  • Secreción nasal
  • Fiebre leve
  • Pérdida de apetito

El tratamiento de la tranqueobronquitis consiste en antibióticos, antitusivos y antiinflamatorios. También se recomienda aislar al perro infectado para evitar el contagio a otros animales y mantenerlo en un ambiente cálido y húmedo. Esta enfermedad se puede prevenir vacunando al perro contra los agentes causales.

Dermatomicosis

La dermatomicosis es una infección fúngica de la piel, el pelo y las uñas, también llamada tiña. Esta enfermedad puede ser transmitida por otros animales o por el medio ambiente. Los síntomas de la dermatomicosis son:

  • Pérdida de pelo en forma circular
  • Lesiones rojas y escamosas en la piel
  • Prurito (picor)
  • Inflamación y engrosamiento de las uñas

El tratamiento de la dermatomicosis se basa en antifúngicos orales o tópicos. También se debe desinfectar el entorno del perro y evitar el contacto con otros animales hasta que se cure. La dermatomicosis se puede prevenir manteniendo una buena higiene del perro y de su hábitat.

Artritis y artrosis

La artritis y la artrosis son enfermedades degenerativas que afectan a las articulaciones, causando dolor, inflamación y pérdida de movilidad. Estas enfermedades son más frecuentes en perros ancianos o con sobrepeso. Los síntomas de la artritis y la artrosis son:

  • Cojera
  • Rigidez al levantarse o al caminar
  • Dolor al tocar las articulaciones
  • Hinchazón y calor en las articulaciones
  • Atrofia muscular

El tratamiento de la artritis y la artrosis se enfoca en aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida del perro. Para ello, se usan antiinflamatorios, analgésicos, condroprotectores y suplementos nutricionales. También se recomienda controlar el peso del perro, hacer ejercicio moderado y adaptar el entorno a sus necesidades. La artritis y la artrosis se pueden prevenir evitando el sobrepeso, el sedentarismo y las lesiones articulares.

Protege a tu perro de las enfermedades que acechan en invierno con los planes de VetPlan

Como ves, existen muchas enfermedades de las que resguardar a tu compañero durante el invierno. Afortunadamente, VetPlan es la red de seguros para mascotas más grande de toda España, por lo que en dónde sea que te encuentres podrás encontrar un centro veterinario de nuestra red que auxilie rápidamente a tu mascota. Conoce nuestros planes de salud y protege a tu mascota con VetPlan.